Yogyakarta I

Hace unos días decidimos irnos de Bali cansados de los acosos de los taxistas, los guías de turismo y todos los pillos que tratan de cobrarte las cosas 10 veces más de lo que salen.

Si bien encontramos gente que nos ayudó, gente que nos levantó cuando hacíamos dedo,  gente que nos guio cuando estábamos perdidos…nos vamos con la sensación de haber estado en el país MENOS hospitalario pisado hasta el momento. Muy triste. Obviamente que esta fue nuestra experiencia, y al momento solo conocimos una de las 17.000 islas que componen el país.

Tomamos el ferry hacia Java y ahí nos esperaba Fendy, nuestro couchsurfer indonesio que nos iba alojar! Sin haber acordado nada previamente nos lo cruzamos en el ferry  y lo reconocimos por la foto del perfil.  Fendy era guía turístico, y ni bien empezamos a hablar nos aclara que esa noche también iba a hospedar a dos chicos franceses, y ya                         estaba haciendo planes para que a las 2 de la mañana vayamos a ver el volcán Ijen con él.                         Mmmm…con Julián ya empezamos a cruzar miradas incomodas. Le aclaramos que no sabíamos si lo íbamos a hacer, quizás sí pero no esa misma noche, estábamos cansados y queríamos dormir.  En solo 5 minutos de charla nos dimos cuenta que usaba couchsurfing como un negocio (y que “cazaba” viajeros en el trayecto del ferry). Alojaba gente todas las noches, a veces en grupos…solo para después cobrarles las visitar a los atractivos turísticos y demás. Algo muyyyyyyyyy alejado de lo que uno busca cuando viaja de este modo. Cuando bajamos del ferry ya estaba acordando con los Bemos (una especie de “taxis”) para que nos dejen directo en su casa….y a un precio altísimo. Claramente él era uno de ellos…..Le dijimos que no íbamos a ir a su casa y nos fuimos a un hotel.

A la mañana siguiente decidimos irnos directo a Yogyakarta y llegamos después de unas 15 horas de viaje.  Habíamos contactado a Reza, un chico indonesio que si bien no pudo alojarnos nos fue a buscar a la estación a las 9 de la noche con un amigo, cada uno en una moto y nos pasearon hasta encontrar el hotel más barato (:

Después salimos a cenar juntos y fuimos a una especie de Warung lindísimo…con una terraza repleta de mesas bajitas y alfombras.  Además vivimos la experiencia motorizada en un país Asiático……..que es TODA UNA EXPERIENCA en la que estas siempre al borde de la muerte jaja

Mi primera impresión fue muy buena!! Y estando ahí me di cuenta de que no pisaba una ciudad desde hace 1 año y tres meses, cuando llegamos a Auckland!!!!!  (ciudad en la que a las 9 de la noche todo cierra).  Y Yogya estaba repleta de motos, de gente, de puestos callejeros, de música callejera, mucha gente joven…todos en la calle aunque el día este lluvioso.

Me gusta que acá (como en todo lugar Asiático supongo) todo pasa en la calle. Las veredas son inexistentes ya que ahí la gente cocina, come, duerme, y demás cosas que uno no se imagina.

Y definitivamente Yogyakarta es mucho más linda de noche.

5

Y las fantásticas siestas que se hacen en la calle..

1 2 3 4 5 6 7 8 9

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s