Quién soy?

Hola! Somos Julieta (28) y Julián (34).

Nacimos y vivimos en Buenos Aires pero hace unos años decidimos dejarlo todo para largarnos a viajar por ahí.

En nuestra última aventura se sumó a la caravana nuestra perra Simona (6), más conocida como Saimon.

Juntos vamos a recorrer Argentina en bicicleta.

2 en alta

¿POR DONDE ESTUVIMOS?

El 23 de Agosto de 2013 viajamos a Nueva Zelanda, creyendo que no volveríamos a nuestro país por muchos años, eso es lo que queríamos. También creíamos que podíamos hacer planes, pero los planes nunca nos resultaron.

 Vivimos 1 año y tres meses en este lindo país, en una casa hecha a mano, donde los ángulos no coincidían y la pintura cambiaba de color porque sí en lugares ridículos. A un paso del muelle, debajo de un enorme acantilado verde, enfrente de dos nenas maoríes…  y por la noche escuchábamos el mar rugir muy fuerte.

El 23 de noviembre de 2014 nos tomábamos un avión hacia Indonesia  con intenciones de recorrer todo el Sudeste Asiático por tierra y a dedo. Después de viajar unos meses por Indonesia, Malasia y Singapur cambiamos de idea y nos tomamos un vuelo a Filipinas, y después de recorrer durante un mes una de sus tantas islas,  decidimos sacar una pasaje a Corea del Sur, perderle el miedo a la plata y hacer el recorrido que realmente queríamos hacer: pasar a Japón, China, tomar el tren cruzando Siberia, para después descubrir Medio Oriente.

Pero a dos días de tomar el avión a Corea, nos tuvimos que volver a Argentina. Mi papa tenía cáncer. Si, así  de un día para el otro. Pasamos cuatro meses muy intensos en Buenos Aires, hasta que decidimos tomar ese vuelo a Corea del sur, pero sabíamos que no iba a ser fácil. Poco sabiamos de este país antes de llegar, y nos sorprendió muchisimo. Lo recorrimos de norte a sur y nos tomamos un barco hacia Japon. Nada más lindo que tomar un barco con siglas orientales hacia ese país que tanto queríamos conocer. Después de viajar durante un mes, de una día para el otro – otra vez! – decidí volver a Buenos Aires.  Ahora sí, volver era una decisión mía.

Lo despedí a Julián en el molinete de una estación de subte japonesa con un beso. Él se iba a China, en donde iba a estar un mes practicando Kung Fu en un pueblito increíble, que solo conocí por fotos e historias.

Esta vez nuestra vuelta se extendió un poco más,  y volvimos a cambiar de planes.

 Queremos viajar, pero también sentimos la necesidad de estar más cerca. Asique decidimos hacer algo que siempre tuvimos en mente, y que nos entusiasma tanto como nos asusta: recorrer nuestro país en bicicleta con la compañía de nuestra perra!

 

Anuncios